19 votos a favor de la democracia se imponen ante el ACTA


Desde hace un mes los integrantes de las distintas comisiones del Parlamento Europeo han preparado sus recomendaciones, en vísperas de la votación final que se celebrará en Estrasburgo el 4 de julio. Los Comités DEVE, LIBE, ITRE y JURI – de desarrollo internacional, libertades civiles, industria y asuntos legales- votaron hace unas semanas a favor de las recomendaciones de sus relatores ara rechazar la adopción del tratado.

El día de hoy el Comité de Comercio Internacional (INTA) ,el grupo parlamentario encargado directamente de evaluar y dar seguimiento a las negociaciones ACTA realizadas por la Comisión Europea — a cargo de Karel de Gutch —, votó a favor de la recomendación del relator David Martin para rechazar ACTA.

En días pasados, el conservador sueco Christofer Fjellner presentó una enmienda al reporte de Martin que proponía retrasar el voto final hasta que la Corte de Justicia Europea emita su veredicto con respecto a la solicitud que presentó la Comisión Europea, solo después de las protestas contra ACTA en febrero y el magno escándalo de corrupción institucional que denunció el ex relator de ACTA, Kader Arif.

Hace dos días la MEP holandesa, Marietje Schaake, denunció la intención del grupo conservador del EPP para que la votación de hoy fuera secreta, es decir, que no fueran públicos los votos de los legisladores. La solicitud fue rechazada por el Parlamento.

El miércoles, el Comisionado de Gucht se presentó en el Parlamento para rogar a los miembros del Parlamento que esperarán a la Corte Europea de Justicia y “considerarán la señal que enviarán al mundo”, si rechazarán ACTA. Una muy buena en mi opinión.

El día de hoy la presión de los lobbies continuaba en conjunto con de Gucht. David Hammerstein reporta que De Gutch presionó personalmente a los miembros parlamentos manchando así su carrera política. Y ésto, sin contar las acusaciones que enfrenta por evasión de impuestos…

Commisioner Karel de Gucht´s tried to bend arms of MEPs personally to the bitter end. His political career has been stained by #ACTA

— David Hammerstein (@DaHammerstein) juni 21, 2012

Los lobbies de los monopolios — descaradamente — realizaron propaganda pro-ACTA fuera del recinto legislativo, el día de hoy antes de la votación, pero su falta de visión y completa incapacidad para adaptarse a la realidad social no les fue suficiente.

¿No aman el barco?
A pesar de todo, INTA adoptó la recomendación de Martin con 19 votos a favor y 12 en contra.

Esto quiere decir que todos los comités del Parlamento Europeo recomiendan que se rechace ACTA en la votación final que se realizará el 4 de julio, y en donde los miembros del Parlamento solo votarán o no. Esperemos que el Parlamento Europeo vote a favor de la independencia de la Unión Europea para decidir sus propias leyes, y no, adaptarlas al represivo modelo de propiedad intelectual de Estados Unidos.

El día de hoy se enfrentaron distintas culturas y visiones de la democracia. En primer lugar, el futuro contra el pasado, es decir una sociedad pone por encima la libertad de expresión, la privacidad y el derecho al conocimiento por encima de la censura, la vigilancia masiva y el monopolio económico de las ideas.

Por otra parte, dos culturas de gobernabilidad se vieron la caras: la económica de la Comisión Europa, y la política del Parlamento Europeo.

La responsabilidad política de los ciudadanos y sus representantes se impuso a los intereses económicos y de control de los promotores del ACTA. Esto tiene muchas implicaciones afortunadas, ya que se demuestra que la Unión Europea tiene muchas posibilidades que no han sido exploradas por reducir la integración solo a lo económico, a una moneda: el euro.

Sin embargo, la Unión Europea como un proyecto verdaderamente político aún no ha sido explorada. ACTA ha sido un buen ensayo.

Consolidar el poder institucional del Parlamento Europeo y la gran fuerza ciudadana que concentra la oposición al ACTA, puede y debe canalizarse para resolver más asuntos, crear legislaciones más justas y realistas; y sobre todo con la participación directa de los ciudadanos.

La participación sin precedente de los ciudadanos para defender sus derechos, logró que los miembros del Parlamento Europeo tomarán una decisión política correcta: rechazar la adopción del tratado por parte de la Unión Europea.

ACTA es un error de múltiples niveles y solo faltan dos semanas para conocer su magnitud real. Todo puede suceder en estos días, pero hoy el tratado esta moribundo.

Gran día.

Imagen Parlamento Europeo

Alt1040.com