Libros impresos 600 años antes de la Biblia de Gutenberg

El eBook es lo último en tecnología de libros. Lo llevas a cualquier lado, se lee con comodidad, pesa poco, cabe mucho. Antes existían los textos por ordenador con su enorme cantidad de tipos de letra o fonts. Y previo a todo esto los libros impresos, verdadera revolución en el mundo de la cultura y la ciencia, un cambio definitivo para la humanidad. La imprenta, ¿es un invento de Gutenberg? No, un invento chino.

La escritura es el mayor invento de la humanidad. Comenzó en Sumeria hace 5000 años como una tecnología de contabilidad: cuánto debe este, cuánto debo a aquel. Permitió superar las barreras de espacio y tiempo en la transmisión del conocimiento. Permitió también la acumulación del conocimiento superando la capacidad de un solo cerebro. Los libros escritos a mano eran de un valor incalculable ya que había pocos, muy pocos. Llevaba años escribir uno y casi el mismo tiempo copiarlo. Hasta que llegó la imprenta de tipos móviles, invento chino habitualmente atribuido a Johannes Gutenberg.

El libro impreso más antiguo fechado que se conoce es el Sutra del Diamante, una de cuyas copias se encuentra en la Biblioteca Británica. Tiene fecha y esta es de 868 DC. Otros libros quizá más antiguos no tienen fecha. El Sutra del Diamante está hecho de siete piezas de un solo bloque y aunque escrito en chino, es un texto budista. Se escondió en una cueva en el año 1000 y permaneció junto a otros 40.000 libros hasta su descubrimiento en 1900.

El problema de textos como el Sutra del Diamante es que estaban hechos de piezas grandes de un solo bloque. Esto vino a resolverlo Bi Sheng en torno al año 1000. No se conserva ningún texto suyo, pero sí las descripciones de sus colegas. La solución estaba en construir tipos móviles en los que cada carácter o letra se fabrica por separado y luego se construye un texto con varias de ellas. Los caracteres eran de porcelana y estaban pegados sobre una base. El pegamento era de una clase que permitía despegarlos y recomponernos en un nuevo texto. Bi Sheng construyó más de 3000 tipos.

En 1377 un monje coreano llamado Baegun inventó los tipos móviles de metal e imprimió un libro llamado Jikiji. Los tipos de metal eran más duraderos que los de madera y podían reutilizarse muchas veces. Sin embargo, la imprenta en China se enfrentaba a un problema enorme. Su escritura cuenta con miles de caracteres y la imprenta resultaba poco práctica.

Está en discusión si Gutenberg conocía y copió las técnicas orientales o desarrolló por sí mismo la imprenta. El caso es que popularizó el invento. Su historia es bien interesante. Gutenberg hizo la apuesta de que sería capaz de copiar la Biblia en la mitad de tiempo que cualquier copista. Para desarrollar su invento, pidió prestado dinero a Johann Fust y comenzó a preparar su material. Este consistía en varios tipos móviles correspondientes a las letras, repetidos para poder componer textos largos así como signos de puntuación. Los tipos eran de metal y utilizó una prensa de vino para imprimir el papel.

Sin embargo, Gutenberg no solo quería imprimir la Biblia sino hacer un bello trabajo. El caso es que calculó mal el tiempo y Johann Fust, viendo que su inversión no producía nada, pidió que le devolviera el dinero. Se pusieron de acuerdo en formar una sociedad en la que entraría también el sobrino de Fust. Gurtenberg volvió a sobrepasar el tiempo y finalmente el inversor se quedó con el negocio y dado que su sobrino conocía el mecanismo de la imprenta, pronto sacaron las 150 copias de la Biblia. Son las famosas Biblias de Gutenberg o Biblias de 42 líneas de las que se conservan muy pocas.

La escritura cuneiforme sumeria, los tipos móviles chinos, la imprenta de Gutenberg, los font de ordenador o el eBook, son los pasos del fascinante camino recorrido por el mayor invento de la humanidad.

Alt1040.com